Así nace el Banco del Estudiante, iniciativa por la que José Adolfo Quisocala fue premiado en Suecia.