En el libro Mi historia con el Chocolate, Ernst Knam hace una mención especial de su visita a Perú.