La tradición gastronómica de la “Ciudad Blanca” se caracteriza por servir un plato según el día.