No hay nada más sustancioso y revitalizante que una sopa, sobre todo si es peruana.