Rodeados de increíble naturaleza, habitan desde hace cientos de años los Asháninkas.