En 2012, se hizo un descubrimiento excepcional que demuestra que la cultura Wari sí llegó al norte.