Catherine Fulop describió como “mágica” su experiencia del lugar.