Los Sarcófagos de Karajía, tumbas con forma de figura humana, son una tradición funeraria.